Cómo cuidar mejor nuestro medio ambiente. Entérate de la iniciativa "No Deje Rastro" (NDR), entrevista con Carlos Abellanosa Rodríguez.

07 | 09 | 2019
Cómo cuidar mejor nuestro medio ambiente. Entérate de la iniciativa

Desde 1994 el programa “Leave no trace” (No Deje Rastro) ha ido desarrollando y promoviendo una serie de principios éticos enfocados en la conservación medioambiental durante la práctica de deportes y actividades al aire libre como camping y senderismo, dada la muy grata experiencia que tuvieron 13 beneficiarios de la región de Tarapacá, 5 de ellos miembros de la Organización ALTUS (participando en uno de los cursos de monitores NDR (No Deje Rastro), gracias a las gestiones de la Corporación de Desarrollo de Tarapacá, conversamos con Carlos Abellanosa Rodríguez, maestro de esta diciplina y quien nos enseñó tanto en el curso.

ALTUS- Hola Carlos, cuéntanos un poco de ti.

Carlos- Bueno, soy natural de España, actualmente residente en San Pedro de la Paz, BioBío desde hace 3 años. Viví en Iquique 5 años de los cuales los dediqué a fundar con un amigo Diedro, Escalada & Aventura y para desarrollar y promover la escalada y los deportes de montaña como el senderismo, el andinismo y el canyoning.

Aunque mi background profesional es el de diseñador gráfico, actualmente dirijo junto a mi esposa Carpe Science, una organización de turismo científico de las ciencias de la tierra e igualmente centrado en los deportes al aire libre y el cuidado el medio ambiente. Soy Educador al Aire Libre y Maestro No Deje Rastro por la escuela NOLS Patagonia y también Monitor I de canyoning por la escuela ICAN. En Chile ya 8 años, y antes de Chile 6 años en Jordania, 1 año en Camboya y el resto en España.

ALTUS- Ese cambio desde el diseño gráfico a los deportes de escalada, ¿fue algo gradual o bien un impulso repentino en algún punto de tu vida?

Carlos-Desde pequeño siempre estuve vinculado a la montaña; mis papás tenían una casa de campo que íbamos los fines de semana. También mi papá era cazador y lo acompañaba desde pequeño. Pero el momento importante fue cuando ingresé en 1982 y con 10 años en el club de montaña del colegio: a partir de ahí no me despegué de los deportes al aire libre. En un principio para mi disfrute, luego como diseñador gráfico salía los fines de semana, etc.

En Camboya trabajé como profesor de español para los guías turísticos de Angkor Wat y fue una importante revelación personal ya que me encantó el contacto humano de enseñar. En Jordania estuve 5 años dando clases de ELE (Español Lengua Extranjera) y formé con un amigo Tropical Desert Trips donde hacíamos senderismo, canyoning y escalada. Así que gradualmente las ramas de deporte al aire libre y educación se fueron juntando poco a poco.

ALTUS- Claro. En toda esta travesía de conjugar el deporte, la educación y el componente humano. ¿Cuáles han sido las mayores dificultades y gratificaciones?

Carlos- Las dificultades y gratificaciones eran como caras de la misma moneda: por un lado, cuesta motivar a las personas a salir a la naturaleza y por otro la satisfacción de ver como las personas disfrutan en un entorno natural. Muchas personas tienen miedo de salir a espacios naturales remotos y es normal si no se tiene la experiencia; a través de estos cursos enseñamos que se puede disfrutar del entorno natural y hacer grandes cosas siempre con el cuidado del medio ambiente. Es una barrera personal de prejuicios y miedos que a veces es difícil romper.

ALTUS- ¿Dirías, entonces, que la gente es ahora más abierta a romper esas barreras o antes resultaba más fácil?

Carlos- Ahora es más cerrada; porque la ciudad ofrece más atractivos para que te quedes en ella. En Iquique trabajé bastante con niños; todos los papás estaban de acuerdo que los beneficios de estar en un entorno natural y hacer deporte al aire libre son muy importantes. Pero no se daba el paso a salir: por miedo y por el esfuerzo que supone. Así que organicé salidas de papás con niños, etc.

ALTUS- ¿Esas salidas lograron un mejor impacto en los niños y jóvenes?

Carlos- Absolutamente, En éste álbum de fotos, por ejemplo, pasamos 2 días / 1 noche en Pisagua con los papás. Juegos, aprendimos a pescar, llevamos unos kayaks, limpiamos la playa... Aún hoy me preguntan que para cuándo la próxima. Algunos papás me decían que estaban esperando a que sus hijos se hicieran grandes para salir y hacer cosas... pienso que es mejor desde pequeño ya que el/la niño/a toma de manera natural salir con los padres a dar paseos.

ALTUS- En cuanto al aspecto del cuidado del medio ambiente. ¿Puedes contarnos algunas de las medidas y recomendaciones que se imparten en tus cursos?

Carlos- Me gusta ver el medio natural como un gran museo, un espacio para observar e interactuar. Me gusta el símil porque tomamos una actitud muy considerada cuando vamos a un museo. Pero no todos lo vemos con el mismo ojo: unas personas ven recursos, otras suciedad, peligro, etc.

La base es una buena organización desde casa:

- Qué sé del lugar a donde voy.

- Qué voy a hacer.

- Quién me puede dar información al respecto.

Llevar lo que realmente necesito y procurar llevar la menos basura posible.

Acá es donde entra el programa de lleno: la planificación para tener una experiencia lo más satisfactoria posible.

Viví con mucha pena el fallecimiento de los chiquillos en el Cerro San Ramón porque se concatenó una serie de decisiones tan fáciles de evitar, por lo que fue muy triste. Ahí es donde queremos llegar con la población: entregar las herramientas para ir a pasarlo bien dentro de nuestras limitaciones y cuidando del medio ambiente.

ALTUS- En cuanto a esa tarea de entregar las herramientas y conocimientos para interactuar de manera más respetuosa con el medio ambiente. ¿Como calificarías la acogida en nuestra región de cursos como el de “No Deje Rastro” (NDR)?

Carlos- Tengo personas que han repetido... pero la entrada es difícil porque la sociedad de la región no tiene una mentalidad outdoor. ¿Quién se levanta en la mañana y propone: vamos a buscar una ruta para hacer desde Mamiña hasta Macaya? Quién que va en el auto a Colchane dice: ¿Cómo se subirá a ese cerro? Yo pasé 5 años así... y aquel y el otro y esta quebrada ¿se podrá llegar a pie? Y muchos en Iquique me decían, oye, ¡pero conoces mejor la región que nosotros!

No sé cómo calificar realmente la acogida, pero la gente debería salir más a conocer los rincones de su región que tiene espacios maravillosos. Mucho 4x4, pero sin chusca.

No se puede amar lo que no se conoce. Y de alguna manera esto genera una brecha entre la población de Iquique (o grandes ciudades) y la del interior, no digo ya la del Altiplano...

ALTUS- Claro. Como cooperativa de turismo hemos estado proponiendo salidas a terreno educativas a colegios con el fin de que los niños y jóvenes conozcan y aprecien su patrimonio cultural y natural. ¿Y de parte de autoridades o las comunidades indígenas, se ha tenido buen recibimiento de estas iniciativas?

Carlos- Excelente. Sí, todo suma y están agradecidos porque se educa al turista. Y llega con una mentalidad más respetuosa porque le pone más valor a lo que ve. En Huaviña y Mocha están muy contentos en este sentido porque va más allá de ir a sacar la foto.

Pero es un proceso lento, ya que son principios que uno toma para sí; no son reglas ni reglamentos. Que la Corporación de Desarrollo Tarapacá tome esta iniciativa es excelente (y valiente); no va a haber un cambio mañana mismo, pero el motor se tiene que poner en marcha en algún momento. Y la pelotita que ahora es un granito de arena cada vez va a ser más grande. Es una apuesta al futuro totalmente necesaria.

En verano 2015/2016 trabajé en el proyecto Mi Playa Es Mi Casa. Era un proyecto de sensibilización del borde costero; en los 3 meses de verano estudiamos como se organiza la gente en la costa. Sensibilización medio ambiental. Era insostenible, y por el uso y el abuso de los usuarios era evidente que de seguir así la gobernación marítima iba a cerrar sectores. Sacamos un material gráfico que ponía los pelos de punta. Pero había un 50/50 de culpa entre el usuario y la municipalidad; pues si bien el usuario ensuciaba, la municipalidad no ponía disposición las medidas.

Ahora hay más culpa del usuario porque la municipalidad se puso con tachos y letrinas y un servicio de limpieza regular. Hay que seguir trabajando y como dije es un proceso lento, porque el que o la que no lleva todos los veranos haciendo sus excrementos en bolsas de plástico y escondiéndolas entre las rocas es difícil hacerle cambiar. Salvo, que se enfrente a una multa, ...y cuando nos tocan el bolsillo reaccionamos.

ALTUS- Claro un tema de cultura muy arraigado. Sólo así reaccionan algunos

Carlos- Por ello les felicito a Uds. como cooperativa de turismo con sus programas. Y se cuestionarán si son efectivos, porque parece que no hay cambio, que la masa sigue igual, pero sí lo hay. Los niños retan a sus papás en la playa, porque en la escuela se dice una cosa y en casa se hace otra y así de a poco se va avanzando. Tenemos que seguir moviendo esta máquina para que ya ruede sola, es decir que ya la gente no se cuestione si deja la bolsa de basura o no en la playa; se la lleva sin más.

ALTUS- Claro. Poco a poco se puede ir educando a la gente. Bueno Carlos. Ha sido un gusto el poder conversar contigo. ¿Algún mensaje para la gente que lee el blog y nos sigue en redes sociales?

Carlos- Igual, gracias por la oportunidad. Que salgan a recorrer y conocer su región siempre con el cuidado del entorno natural; se ve áspero y duro pero frágil al mismo tiempo. Tarapacá es una hermosa región desde su identidad y contexto como una de las más áridas de planeta. Todo ese valor merece absolutamente la pena cuidarlo.

ALTUS- Por nuestra parte los invitamos a todos a informarse aún más del trabajo de Carlos:

Web.

Facebook.

Instagram.

Twiter.